viernes, 6 de noviembre de 2015

En la primavera de 1885, hastiado de París, Maupassant zarpó desde Cannes a bordo de un yate comprado con la fortuna que le proporcionaban sus éxitos literarios. Surcando el mar, llegará hasta esa isla en donde se encuentra todo cuanto en la tierra haya para seducir la mirada, el espíritu y la fantasía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario